[Review] Dumbo – El regreso del pequeño elefante volador

imgonline-com-ua-resize-VD8Z9M2zvLbQwK

El estreno de Dumbo marca el comienzo de los live action a cargo de Disney que se lanzarán a partir de este año (Aladdín, El Rey León), y nos deja una historia bastante diferente a la original, pero no por eso menos agradable, ya que la película demuestra que la intención es la misma.

En esta nueva versión, los detalles del nacimiento de Dumbo son bastante similares, y la problemática inicial se centra también en el tamaño de sus grandes orejas y el rechazo que recibe por esto. En esta ocasión, no será un ratoncito su compañero, sino que serán los dos hijos del ex-jinete Holt Farrier (Colin Farrell), quienes lo incentivarán siempre a ser libre, y lo ayudarán a que encuentre su camino hacia la felicidad.

Una vez que Dumbo muestra sus dotes especiales (volar gracias a sus grandes orejas), la suerte del circo cambia, ya que él se vuelve la atracción principal y esto llama la atención de un poderoso empresario (Michael Keaton), quien rápidamente desea cambiar el destino de Dumbo y sus cercanos. Así es como conocemos el paraíso de Dreamland, la que perfectamente podría ser una mofa hacia DisneyWorld… quién sabe.

De un tiempo a esta parte, Disney se está acostumbrando a esta nueva fórmula de revivir clásicos animados a través de películas con acción real, y al menos en este caso, apuestan por lo seguro todo el rato. A pesar de ser Tim Burton su director, se podría decir que no tiene su sello característico, y que es una película Disney más bien genérica. No es muy atrevida, pero su fórmula funciona, y eso está bien, ya que logra ser disfrutable de todos modos.

En cuanto al reparto, ninguno brilla demasiado en su respectivo papel, no se profundiza mucho en ellos y a pesar de que si existe un desarrollo en cada personaje, este no está tan bien trabajado. Particularmente, creo que Colette (el personaje de Eva Green) fue quien mejor se desarrolló a lo largo de la película, además de destacar por sí sola. No obstante, quien se lleva todo el protagonismo, sin la necesidad de hablar siquiera, es el bebé Dumbo, quien a través de sus acciones o incluso su mirada, transmite más que todo el elenco junto.

Y es que Dumbo de por sí es un personaje adorable, cuyo espíritu bondadoso es también una muestra de cuánta pureza hay en los animales. Pureza que resalta entre tanta inmundicia en el mundo, un mundo que en la película se encarga de discriminar a Dumbo, y no solo eso, también lo utiliza para su beneficio sin ningún escrúpulo. Por suerte, nuestro pequeño elefante encuentra personas que sí puedan valorarlo y hacerle ver que sí vale, y que merece ser libre.

Post Author: Magda

Magda, animadora digital, amante del arte, música y cultura japo. La vida no sería nada sin libros, series, películas y buenos grupos de música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *