[Review] Viviendo con el enemigo – Buscando un nuevo comienzo

VIVIENDO CON EL ENEMIGO

Basada en la novela del mismo nombre por Rhidian Brook, esta historia se desarrolla en 1946, en la Alemania post Segunda Guerra Mundial, cuando el coronel británico Lewis (Jason Clarke) junto a su esposa Rachael Morgan (Keira Knightley) deben irse a vivir a Hamburgo durante la reconstrucción del país. El problema, es que deben compartir su nuevo hogar con Stefan Lubert (Alexander Skarsgård), un viudo alemán y su hija.

Obviamente esta situación lleva a mucha tensión, y le da la posibilidad al filme de mostrar con hechos simples, cuánto resentimiento existía por ambas partes. Y es entendible, claro, tanto alemanes como británicos habían asesinado a muchas personas durante la guerra, y ahora los alemanes vivían resentidos, con un país destruido y siendo ocupado por nada menos que los ganadores de dicha guerra. El inicio de la película se encarga de mostrar esto todo el tiempo, y resulta incómodo, doloroso y bastante realista.

Sin embargo, todo esto cambia drásticamente una vez que inicia el “romance prohibido”, y es ahí donde la historia se enfoca solo en esto, y hasta cierto punto está muy bien, ya que resulta bastante irónico que dos personas de “bandos enemigos” tengan una relación y a su vez suena muy a drama romántico que, por cierto, si son de su agrado es probable que esta película les guste bastante. El problema radica en que no es solo esto lo que “Viviendo con el enemigo” quiere mostrar, sino que finalmente todo gira en torno a las decisiones (o malas decisiones) de su protagonista, una Rachael sumamente confundida y problemática, y quien (al final) nos hace pensar que todo lo que pasa no tiene ningún sentido, y al mismo tiempo también hay una serie de factores externos que no se desarrollan del todo bien.

El elenco es buenísimo y salva la película, ya que es un agrado verlos brillar por sí mismos. Además de eso, la puesta en escena, la fotografía y la ambientación en general es genial, mostrándonos un buen drama de época. “The Aftermath” podría resumirse perfectamente como “un romance pasajero en tiempos de guerra”, con una historia de dolor, pasión y traición por detrás. Creo que sin ser memorable logra entretener, al menos si gustas de los dramas románticos.

Post Author: Magda

Magda, animadora digital, amante del arte, música y cultura japo. La vida no sería nada sin libros, series, películas y buenos grupos de música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *