[Review] Colette: Liberación y deseo – Una voz para las mujeres de la época

img_colette

Biopic de la escritora francesa Sidonie-Gabrielle Colette, que narra un poco de su vida y obras, y cómo llego a ser un ícono femenino en un tiempo en que el machismo estaba presente en cada rincón del mundo.

La historia comienza como un drama de época que nos muestra a una soñadora Gabrielle (Keira Knightley) viviendo en el campo, con la vaga esperanza de sus padres de que encuentre un buen esposo, ya que al parecer la consideran “no muy apta”. Sin embargo, ella ya le ha robado el corazón a Henry (Dominic West), un popular escritor que vive en la ciudad, quien publica sus obras bajo el seudónimo de Willy, aunque en realidad estas son hechas por otros escritores. Así, este romance termina en un feliz matrimonio. Pero, ¿es en realidad tan feliz?

A pesar de que la pareja realmente se quiere, Gabrielle nunca se siente parte de los moldes de la sociedad que indican que debe ser una sumisa y jamás participar en nada solo porque es una mujer, cosa que está siempre haciéndole infeliz. Además, su esposo tiene pésimas actitudes todo el tiempo, excusándose en que “son cosas que hacen los hombres”. Es por eso que en la búsqueda de participar más en las actividades de su marido, y bajo una crisis creativa, Gabrielle comienza a escribir para Henry, (cambiándose también el nombre a Colette), y esto resulta ser un éxito rotundo. De esta forma, “Willy” se vuelve un escritor famoso y exitoso, todo gracias a ella.

Con el paso del tiempo y ante constantes injusticias, Colette sigue sintiéndose pasada a llevar y siempre quiere más, y es eso lo que la hace especial, ser una mujer inconformista en un tiempo en que lo único que se podía hacer es conformarse con cualquier cosa. Ella le da una voz a todas esas mujeres que callan y se sienten incapaces de hacer muchas cosas, luchando por una justicia que estaba escondida y con un gran enemigo: el patriarcado.

Para entregar un mensaje tan potente, era necesario que su representante fuese magnífico, trabajo que Keira Knightley hace a la perfección, siendo un personaje furioso en busca de explicaciones, pero sin perder jamás su elegancia. Un verdadero ícono del empoderamiento femenino. Es como si ella hubiese nacido para interpretar al personaje de Colette.

Claramente, la película no es solo una buena historia y grandes interpretaciones, sino que también está acompañada de una banda sonora muy acorde, que es un excelente plus para cada escena. Además de una ambientación maravillosa, que te lleva a esos años, y es mostrada a través de una preciosa fotografía.

En una sociedad como la de hoy, donde el tema del feminismo está mucho más presente que hace algunos años, películas como estas vienen a reforzar el poder de ciertas mujeres que sin duda fueron representantes de algún aspecto relacionado a esto en el pasado. Y sin duda, Colette cumplió con el objetivo de hacer una cinta representativa y feminista.

Post Author: Magda

Magda, animadora digital, amante del arte, música y cultura japo. La vida no sería nada sin libros, series, películas y buenos grupos de música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *