[Review] Familia al Instante – Inesperada montaña rusa de emociones

imgonline-com-ua-resize-XQKDYzQFNRmm4

“Familia al instante” es una comedia dramática dirigida por Sean Anders, quien basó la película en sus experiencias personales con la adopción, entregando así un filme con marcados contrastes entre la emotividad y las risas, además de ser muy, muy familiar.

Pete (Mark Wahlberg) y Ellie (Rose Byrne) son una pareja feliz, pero sienten que hay algo que les falta: un hijo. Por eso caen en la tentación de revisar páginas de adopción y es ahí donde se dan cuenta de la triste realidad de que hay demasiados niños sin hogar. Conmovidos, deciden adoptar, pero antes deben tomar una serie de capacitaciones con distintas personas que tienen el mismo deseo que ellos.

El día de la adopción llega, pero es mucho más difícil de lo que creían. Fracasando una y otra vez, al fin sienten el “flechazo” con Lizzy (Isabela Moner), así que a pesar de que es una adolescente enfurecida, deciden adoptarla. Pero ella no viene sola, sino que con dos hermanos más: una pequeña que pasa de un estado de ánimo al otro y un chico que le teme demasiado a todo.

Con estos complicados hijos adoptivos, la pareja cae en cuenta que esto es casi imposible para ellos, y por más esfuerzos que hagan, tienen cada vez más problemas. De esa forma la película se encarga de mostrar la realidad de estos casos, que no son tan “color de rosa”, pero que al final siempre tendrán un buen resultado si se es perseverante, y no habrá nada que no pueda ser solucionado con amor.

Y aunque sea una película de temática bastante dramática, jamás se olvida de la cuota de humor. Lo llamativo de esta es que pasa de una escena emotiva a una cómica en un segundo, en una interminable seguidilla de momentos en que estamos con un nudo en la garganta, y al rato se rompe la tensión de golpe con alguna broma más bien familiar. Y no digo que eso esté malo, porque es como si no nos permitiese estar tristes, sino que disfrutar a concho cada cosa que busca transmitir, en un equilibrio incómodo para algunos, pero perfecto para otros.

El elenco también está perfecto, son personajes que logran hacer que empatices con ellos rápidamente, además de ser bastante divertidos, son creíbles y le aportan lo suficiente a la historia. Una historia que es entretenida y emocional, y se nota que está hecha de corazón. Me asombró gratamente.

Post Author: Magda

Magda, animadora digital, amante del arte, música y cultura japo. La vida no sería nada sin libros, series, películas y buenos grupos de música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *