Milla 22 Lo que pudo ser una buena película dominguera, no llega ni al trasnoche de día de semana

Llega “Milla 22” la ultima película del director Peter Berg (‘Marea negra’, ‘Día de patriotas’, ‘El único superviviente’); protagonizada por, él ya fetiche del director, Mark Wahlberg, cuenta la historia de James Silva, un agente obsesivo-compulsivo-narcisistamegalomano-violento de una organización secreta norteamericana paralela a todas las usuales (algo así como la IMF de Misión: imposible) se instala en un país del sudeste asiático a investigar el caso de un material radioactivo robado. En este contexto, un policía local, LI (Iko Uwais), llega a la embajada norteamericana buscando intercambiar información sobre robo a cambio de su paso seguro a los EE. UU., Silva tiene la misión de transportarlo desde la embajada, en una peligrosa misión, hasta una pista de aterrizaje a 22 millas de distancia.

Todo parte bien en esta película: de entrada sabes que actúa la talentosa y bellísima Lauren Cohan ( Maggie, de The Walking Dead), en una escena muy al estilo Call of Duty donde se monitorea una misión de destrucción de un bastión de la KGB (si, aun la KGB esta de moda); bueno, toda esta escena con una muy buena musicalizaron de Jeff Russo, a quien no conocía de nombre pero si de oreja (Fargo-la serie, Altered Carbon, Lucifer). Pero ahi se queda; se queda en un muy buen comienzo para pasar a una serie de escenas que no dicen absolutamente nada claro para donde va todo este cuento.

Comienza a tejerse una trama tan forzada y poco convincente, que si Aristoteles estuviera vivo se hubiera tomado una garrafa con cicuta; no contento con eso, el director nos pone a dos elementos claves, que podrían haber indicado un vuelco y aporte en esta lata: la aparición de Ronda Rousey e Iko Uwais… ah? como dice que dijo? Rousey es una luchadora de la MMA y Uwais es un conocido artista marcial Indonesio de Silat y actor de artes marciales. Entonces uno en este punto de la película dice: aaaahhhhh, ya! ahora si puede pasar algo, ya que el argumento es mas frágil que galleta de agua, puede que un giro en la trama, con mas acción marcial, harta patada en la cabeza y menos explosiones al estilo Holywood. Pero no, nada cambia y Ronda no hace ni un suplex e Iko Uwais se limita a una escena de acción de las que el sabe… una.

Lo otro un poco frustrante que me sucede, se relaciona a Mark Wahlberg. Ese intento de trasformarlo en un héroe de acción serio, comprometido, medio obsesionado con el deber… no le queda. Concuerdo en que Wahlberg si tiene la madera de héroe de acción, pero al estilo “The Big Hit” de 1998; un poco más despreocupado, alguien que no quiso ser el jovencito de la película, pero le toco nomas… un poco con flojera de hacer el bien, pero que igual lo hace. Otro film de acción que me gusta el papel que hace es “The Corruptor” de 1999; un poco mas serio pero de la mano de un estilo de cine de acción de hong-kong; pareja perfecta con Chow Yun-Fat… (por que no siguieron explotandola!).

MILLA 22: EL ESCAPE

Post Author: alonso reyes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *