El Sacrificio del Ciervo Sagrado – Suspenso en su máximo esplendor

 

 

imgonline-com-ua-resize-eotKLCQcfvJkLA1

Esta no es una película para todos los gustos, definitivamente. Su director griego Yorgos Lanthimos ya nos ha mostrado algo de su trabajo en el pasado, y en esta ocasión nos permitió saborear una película aún más especial: El sacrificio del ciervo sagrado, mezclando una tragedia griega con un thriller psicológico inspirado en Kubrick.

Steven (Colin Farrell) es un cirujano exitoso casado con Anna (Nicole Kidman), una mujer también exitosa, con quien tiene dos hijas que complementan su familia perfecta. Por otro lado, Steven ayuda a Martin (Barry Keoghan), un chico que ha quedado sin padre debido a un error médico de parte de Steven. Es por ello que Martin después de mostrarse muy pasivo en un principio, muestra su sed de venganza contra toda la familia, arrojándoles una maldición que complicará enormemente sus vidas.

En este punto la película no tiene sentido, pero ahí estamos, sumergidos ante un montón de planos interesantes y secuencias largas, con una música que solo aumenta la tensión aún más. Es inevitable pensar en trabajos de Stanley Kubrick mientras vemos la película.

Esta familia es por lo bajo extraña, y su historia causa intriga desde el comienzo. Es un thriller en su máximo esplendor. Thriller que se une a la tragedia griega a medida que el argumento pasa. Así como el mito que cuenta que Ifigenia tuvo que ser sacrificada por su padre, el rey Agamenón, aquí un Steven desesperado tendrá que decidir. Por ello el título del filme.

Si quieres ver una película diferente, con un clima particular y algo siniestra, esta es tu mejor opción.

Post Author: Magda

Magda, animadora digital, amante del arte, música y cultura japo. La vida no sería nada sin libros, series, películas y buenos grupos de música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *