Yo, Tonya – De arte y violencia

Contar una biografía siempre suele ser un poco difícil, pues la “verdad” se encuentra en algún punto medio ciego para nuestros ojos. Así que en esta ocasión la historia de la afamada y controvertida patinadora olímpica norteamericana Tonya Harding se narra a través de diferentes voces, donde cada una se transforma en una pieza fundamental de la tormentosa vida de una de las mejores patinadoras de la historia y de cómo la carrera de esta llegó a su fin tras el denominado “Incidente”…una forma eufemística de llamar al terrible ataque perpetrado a la contrincante n° 1 de Tonya, Nancy Kerrigan.

Cruda, fuerte y emotiva, cuesta no empatizar con el dolor de la vida de Tonya, quien quizás en otro contexto, podría haber sido una verdadera leyenda en su disciplina, pues su talento natural era indudable, pero bajo el rigor en que se formó podríamos decir que todos sus triunfos fueron forjados nada más que a través de la frustración y el dolor.

Ágil y con una bella propuesta visual, Yo, Tonya no aburre en ningún momento y  con una nota de humor agregada, las actuaciones resultan sencillamente impecables, después de todo, por algo Allison Janney ganó el premio Oscar como mejor actriz de reparto en la pasada versión interpretando a LaVona la madre Tonya, una mujer cruda, a quien malvada es una forma suave de describir. Margot Robbie también lo hace increíble junto al actor rumano Sebastian Stan, quien interpreta al imbécil marido de esta. Este par demostrará cómo la violencia al normalizarse destruye todo, así como el significado del amor pierde su sentido cuando nos dejamos maltratar por el otro. Y bueno, Injusto sería no nombrar a quien jugó un rol fundamental en toda esta tragedia, Shawn (interpretado por Paul Walter Hauser) el “guardaespaldas” de Tonya que con aires de grandeza llevó todas las cosas hacia un final terrible.

Dirigida por el autraliano Craig Gillespie (a quien le conocemos la mano por películas como “Horas contadas”) este film resulta un imperdible de esta temporada. Así que no deje pasar la oportunidad de encandilarse con la magia de Tonya y de sufrir con la miseria de su vida.
Yo, Tonya

Post Author: zelda

Fotógrafa y tatuadora. Comentarista por diversión. Sigue al conejo: https://www.facebook.com/StoreRebelRabbit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *