La Navidad de las Madres Rebeldes – Algo tonta y predecible, pero entretenida

imgonline-com-ua-resize-SXqSl8007UlOCgeW

La secuela de El Club de las Madres Rebeldes llega por adelantado a la época navideña de este año, y nos da más de la misma fórmula de su antecesora: bromas en doble sentido, “poder” femenino y estupidez en su máxima expresión. Esta segunda parte llega a ser aún más tonta que la primera, y sin duda abusa un poco de las situaciones vulgares. ¿Pero no es eso acaso lo que destaca al Club de las Madres Rebeldes?

Como es obvio, la navidad se acerca y las mujeres, aburridas de toda la parafernalia de las fechas, deciden que este es el año adecuado para hacer algo diferente, pero la llegada de sus propias madres viene a cambiarlo todo, sobretodo la mamá de Amy (Mila Kunis), encarnada por Christine Baranski, quien desea todo lo contrario para sus nietos y se esforzará por darle unas fiestas al estilo clásico; mientras que la madre de Kiki (Kristen Bell) intentará despegarse un poco de su hija y la de Carla (Kathryn Hahn) hará todo lo contrario, esmerándose por ser una mejor madre para su hija.

Todo esto en un ambiente que nunca intenta ser serio pero que dentro del universo de la película lo es. Entre tanta tensión también encontramos las ya típicas escenas en cámara lenta con las chicas haciendo de las suyas mientras rompen todo lo establecido, incluso sacándose fotos provocativas con Santa (una de las postales más populares de la película).

No esperemos ver una gran moraleja de la historia, aunque de que la hay, la hay (siempre hay una). Y esta está siempre enfocada en la relación madre/hijos, tomada de una manera ligera y diseñada más que nada para entretener a la audiencia, sin ocupar un argumento espectacular, pero buscando en todo minuto hacer reír a una audiencia ya acostumbrada a lo que nos entrega este tipo de comedias.

Post Author: Magda

Magda, animadora digital, amante del arte, música y cultura japo. La vida no sería nada sin libros, series, películas y buenos grupos de música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *