Viento Salvaje – ¿Cómo medir la voluntad de vivir?

 

imgonline-com-ua-resize-dZ6GX85I8RFYOJ

Inspirada en la desaparición de una joven indígena encontrada muerta luego de ser abusada y golpeada brutalmente, Wind River se presenta como un filme de suspenso absoluto, con la medida justa de emociones, acción y tensión. Taylor Sheridan es realmente prometedor, y cuesta creer que tenga tan poca experiencia como director.

Cory Lambert (Jeremy Renner), quien trabaja como cazador de depredadores en una reserva indígena de Wyoming, encuentra un cuerpo en la nieve, el cual identifica como Natalie (Kelsey Chow), una joven luchadora que fue amiga de su ya fallecida hija. A pesar de lo evidente que resulta el homicidio, no hay mucho que hacer hasta que llega Jane Banner (Elizabeth Olsen), miembro novata del FBI, quien no puede quedarse solo con eso y decide investigar más. Así, junto a Cory y un diminuto grupo, comienzan a indagar este crimen, descubriendo que todo es más peligroso de lo que parece ser.

Con un maravilloso paisaje que se vuelve un elemento clave para la historia, el clima de la película es siempre sombrío, incluso lúgubre, haciendo cierto contraste entre el bien y el mal: un lugar bello también guarda secretos oscuros, malicia y desesperanza. Para los habitantes de esta reserva, Wind River es todo eso, un lugar donde cualquiera podría perderse, dejando claro que es otro mundo, un mundo en el que realmente cuesta vivir, un mundo sin leyes y con muchas situaciones malas que nadie más que ellos puede ver.

Viento Salvaje se enfoca en los personajes, sus historias y sus sentimientos, y cómo se desarrollan ellos a medida que los hechos dan a conocer la verdad. Cory debe revivir el luto de su hija mientras le indica al padre de Natalie que no puede abandonar el dolor, ya que si lo hace perderá su recuerdo para siempre. Por otro lado, Jane es la personificación de la inocencia, una mujer fuerte pero que a la vez no conoce más allá el mundo y su dolor.

Uno de sus puntos más crudos -lo cual es el hilo principal-, es la muerte de la chica, quien lucha hasta el final por su vida, y su voluntad de vivir es tanta que camina kilómetros descalza por la nieve hasta morir. De esta forma ocurren decenas de crímenes sin resolver en un territorio tan alejado de todo, donde los refuerzos son casi inexistentes. Es duro, pero real, y aquí se muestra también a modo de crítica.

La película logra conquistar nuestros corazones con su abrasadora historia, nos lleva a contemplar los sentimientos más funestos para luego creer en la justicia nuevamente, y además tiene la cuota de acción exacta para ser equilibrada. No es una película para todos los gustos, porque sin duda es intensa, pero así mismo también es muy buena.

Post Author: Magda

Magda, animadora digital, amante del arte, música y cultura japo. La vida no sería nada sin libros, series, películas y buenos grupos de música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *